Efecto Amalia: «Generamos una experiencia única donde vivimos el disco desde una perspectiva diferente»

Antes de la presentación de su tercer disco Naturaleza transitoria, charlamos con Fernando Yañez, cantante de Efecto Amalia, sobre el nuevo material, los siete años de carrera y los preparativos para subirse al escenario de Espacio Cultural Mi Casa este sábado.

– ¿Podrían explicar un poco sobre el hexagrama del I Ching que tratan en las canciones de
este nuevo disco?

Elegimos doce hexagramas, uno por canción. La idea, como también lo plantea el libro, fue
atravesar diversos estados de cambio generando una obra bastante ecléctica. Sin hacer foco
en un punto de vista en particular, sino más bien entregándonos a un viaje donde coexisten
energías opuestas. Un viaje de transformación, de movimiento perpetuo.

– ¿Cómo fue el proceso de composición de este tercer material? ¿Cambiaron de fórmula?

Fue un proceso distinto a como veníamos encarando la composición de las canciones. En este
caso, comenzamos con ensayos en donde dejamos de lado los instrumentos para profundizar
en el concepto. Tuvimos largas conversaciones indagando en las ideas que planteaban los
hexagramas para cada uno de nosotros, y cómo nos hacían sentir al respecto. Cómo nos
identificábamos desde nuestras vivencias personales y cómo queríamos plasmar esas
emociones en lo que luego serían las canciones. A partir de esta dinámica, consolidamos la
estructura interior del disco y comenzamos a construir sobre la misma.

Efecto Amalia
PH: Prensa banda

– ¿Cómo fue volver a meterse al estudio de grabación? ¿Dónde y cómo lo grabaron?

Pasaron cuatro años desde La República, nuestro disco anterior, hasta volver al estudio para
encarar este nuevo proyecto. Así que era una situación que realmente anhelábamos.
Transitamos cambios de todo tipo en ese periodo, por lo que reencontrarnos en el estudio se
sintió como una victoria. Un momento propicio para engendrar material nuevo. Hicimos la preproducción en el estudio casero de Fede, el guitarrista, donde también grabamos las líneas de
bajo y guitarra. Luego nos trasladamos a Afro Recording Studio para hacer reamplificación,
grabar voces, y por último la batería. La grabación estuvo a cargo de Facundo Agustín Jara,
quien también trabajó con nosotros en carácter de productor. Por primera vez contamos con
un técnico de batería, en este caso recibimos la ayuda de Yago González. Fue un experimento
junto a un gran grupo de trabajo. Todo esto generó un ambiente y un contexto favorable para
la realización del proyecto.

– Son de Escobar, ¿cuánto le cuesta a una banda llegar al circuito de Capital Federal?

En realidad en nuestro caso creo que es al revés. Nos criamos y nos conocimos en Escobar,
pero desde los comienzos de la banda nos hemos movido más por Capital Federal. Ya sea por
los vínculos que fuimos haciendo, como también las circunstancias que nos pusieron en ese
lugar. Hoy en día, la mayoría de la banda está radicada en Capital y de hecho es donde
solemos ensayar y reunirnos para planificar. Además, lo que tiene Capital Federal es que
plantea otra oferta en cuanto a los lugares para tocar. Por eso, en poco tiempo nos pudimos
mover bastante y armar un circuito por la zona.

Efecto Amalia
PH: Prensa banda

– El 9 de junio este disco fue escuchado por primera vez en público en oscuridad por
parlantes holofónicos de Hugo Zuccarelli. ¿Cómo fue esa experiencia?

La recuerdo como una experiencia intensa. Sobre todo por lo contradictorio de conocer las
canciones, saber de antemano lo que iba a acontecer, y de todas formas ser sorprendido por el
poder de la obra que realizamos. A todo esto, se le sumó el factor oscuridad. Anulando el
sentido de la visión, se potenciaron los otros, generando una experiencia realmente única
donde vivimos el disco desde una perspectiva diferente. Por otro lado, me parece fundamental
la idea de dar a conocer un álbum en un marco distinto a lo que suele ser un recital. En este
caso, nosotros formamos parte del público que acudió al lanzamiento y enfrentamos la
experiencia desde el mismo lugar. Sin duda alguna, compartimos un momento que va a ser
difícil de olvidar.

– En los siete años de carrera sacaron tres discos, dos EP, y compartieron escenario con
Shaila, Cuentos Borgeanos y demás bandas internacionales. Lograron mucho en poco
tiempo. ¿Qué les pasa por adentro cuando ven todos estos pasos agigantados?

Es muy lindo mirar hacia atrás y ver un proceso, un crecimiento. En especial cuando
analizamos la totalidad del esquema. Es decir, no sólo los puntos altos que se mencionan, sino
también, los contratiempos. Es un ejercicio que constantemente nos pone a prueba, y si
llegamos a concretar esos logros fue porque también supimos sortear los obstáculos. Somos
bastante autocríticos y estamos en una búsqueda evolutiva constante. Por eso, al analizar
ambas caras del espectro lo que le queda a uno es un sentimiento de confianza o al menos la
intriga de apostándole al proyecto. De seguir empujando, ampliando el mensaje a donde
pueda llegar.

– ¿Cómo será la fecha presentación del 18 de agosto en Espacio Cultural Mi Casa?

Nuestro deseo es que sea una verdadera fiesta y el espacio es un lugar muy lindo que se
adecúa a este fin. Vamos a tocar el disco entero por primera vez, así que estamos bastante
ansiosos por la concurrencia. Vamos a contar con la compañía de nuestros amigos de Postales y
Ecos Noventa, quienes también se presentaran con material nuevo bajo el brazo. La idea es
que por un precio económico puedas venir a escuchar música, disfrutar de la feria con merchandising
oficial de las bandas y pasar un buen rato entre amigos en un ambiente cálido y acogedor.

– ¿Qué tienen planeado para lo que queda del año?

Una vez terminada la presentación del disco, queremos llevarlo a todo lugar donde sea
posible. Por el momento el objetivo se reduce a eso, estamos abiertos a lo que ofrezca el
devenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *