Casa Dasein, una casa antigua reciclada y transformada en un espacio de arte, en los últimos tiempos se transformó en el sitio ideal donde escuchar bandas emergentes. El viernes 6 de junio se presentaron Esbirros del Soma (EDS), Vaivén y Las Papas .

 

“Ojalá la gente en algún momento  empiece a cambiar el chip, y sepa que Divididos, Los Redondos, Los Piojos, Sumo, son todas bandas que amo, pero ya pasaron, ¿por qué no apostar por las bandas de ahora? Pero hasta que ese chip cambie, nos reducimos a tocar en estos lugares chiquitos, para 50-70 personas, cuenta Leandro Orella, cantante de Esbirros del Soma (EDS), minutos después de bajar del escenario de Casa Dasein.

 

La banda está desde diciembre produciendo su disco de diez canciones, que se llamará Fiesta y que empezaron a grabar en mayo, en los Estudios Panda, Spector y Árbol. “En principio quisimos grabar un EP, entonces llamamos al productor que le encantó lo nuevo. Agarramos veinticinco canciones que teníamos en guitarra, mas que nada, y comenzamos a producirlas con él”, relata Orella que se entusiasma al hablar de “lo nuevo” porque este disco, que está en plena grabación, es fruto del cambio que realizó tanto él interiormente, como la banda. “Mutamos de ser retrógrados a modernos, creo que es un crecimiento mental. Antes no escuchábamos música más allá de 1972/1973, y era medio un bajón, en ese momento no me daba cuenta. Después pensé que si vivo en esta época tengo que escuchar lo que se hace ahora porque no puedo ser la copia de lo que ya existió hace 40 años. Uno tiene que estar situado en tiempo y espacio. Quería tener una banda con sonidos modernos como sintetizadores, guitarras funk. Lo anterior no me llenaba, a diferencia de Fiesta que sí sale del corazón”, cuenta el vocalista.

EDS tiene pensado presentar el disco oficialmente a fines de agosto en Matienzo, pero antes estará disponible en Internet para descargarlo. “Queremos marcar una huella en este under hermoso que hay”, concluye Leandro.

 

Vaivén, otra de las bandas que estuvo en el lugar, está presentando su segundo disco. “Ahora estamos tocando todos los temas del nuevo álbum, con quejas de algunos amigos porque no estamos haciendo ninguna de las canciones del primero, pero esto tiene que ver con que estamos muy entusiasmados con lo último y nos cuesta incluir los anteriores”, cuenta Santiago Alonso, teclados y voz de la banda. Por su parte Mariano Juárez, bajo y coros, considera que para el segundo disco están “más maduros” porque cambiaron de integrantes. “Pudimos comprar instrumentos un poco mejores, grabar en un estudio en el que hemos aspirado a un poco más”, resalta el bajista. La banda se completa con Hernán Vaché en guitarra y José Wilkys en batería y coros.

 

Hace ocho años, Santiago inició el proyecto y Mariano lo siguió como colaborador, la banda se completaba con otros dos integrantes pero en el 2013 se fue el bajista y el guitarrista y tal como lo cuentan ellos, “cada uno instintivamente buscó su par”, afirma Mariano y agrega: “Conocí a José que es el baterista, lo contacté y nos enamoramos, estuvo todo bien. Cuando se fue el guitarrista, y Santiago se enganchó a Hernán Vaché, todos renovamos las energías y sentimos que es otra banda. Con la formación de ahora compartimos la misma generación, tenemos treinta y pico”.
Ellos consideran que su material es algo que está bien hecho porque hacen pop, al “tempo que tiene que estar, con la justeza en cuanto al ensayo y a el audio”. Vaivén tiene canciones que más allá del estilo también quedan porque sus estribillos que son pegadizos. “Nos ha pasado de terminar en un asado con metaleros y que te digan ‘chicos yo no escucho ni a palos la música que tocan pero ¡cómo suenan!’ y ese es el respeto al oficio que nos gusta”, relata el vocalista. El 27 de septiembre presentarán el disco en Kirie Music Bar, en San Telmo.

 

Esbirros del soma

 

 

Luz Perez @perezluzc

Vicky Belohlawek @VickyBelohlawek

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *