La Renga en Corrientes

Siguiendo la gira de “Pesados Vestigios”, último álbum de la banda de rock más popular de la escena local (el cual paradójicamente tiene la forma de una valija y varias letras que hablan de la libertad de viajar), los seguidores llegaron hasta Corrientes, donde desde el mediodía comenzaron a estacionarse los micros de los que descendían miles de rengos provenientes de todas partes del país (especialmente de las provincias del noreste) e incluso de Uruguay. Después de haber vivido los banquetes de Villa Rumipal –Córdoba-, Bragado, Tandil, Santiago de Chile, Tucumán y Rosario, la ruta siguió hacia el litoral y los reunió nuevamente en el Anfiteatro Cocomarola.

El ritual de la previa se llevó a cabo como siempre, a orillas del río o en las cercanías al predio, entre banderas, bombos, cánticos, asados, rondas de amigos, cervezas y jarras de fernet. La alegría invadió la tarde gris y el aire se llenó de pasión rockera.

003
PH: La Gorriona Fotografías

Los controles de ingreso fueron estrictos pero durante las primeras horas no hubo inconvenientes, sin embargo alrededor de las ocho de la noche, mientras aun sonaban las bandas soporte “Norte Mestizo” y “Chico Mendes”, doce personas resultaron demoradas por producir disturbios al intentar pasar sin entradas y agrediendo al personal de seguridad.

Si hubo algo particular en este recital, fue la presencia de butacas de cemento cubriendo toda la superficie del campo, dejando un reducido espacio para el pogo frente al escenario y brindándole a los mismos de siempre la posibilidad de esperar al inicio del show cómodamente sentados. Por supuesto, una vez que se apagaron las luces, el público se encendió sobre asientos y respaldos para darle una calurosa bienvenida a Chizzo, Tete y Tanque al ritmo de “Corazón Fugitivo”. A continuación salieron “Almohada de piedra” y “Nómades”, donde una falla en el sonido hizo que tuvieran que parar unos minutos hasta lograr resolverlo, mientras la gente seguía cantando y aplaudiendo sin parar. “Alguien pisó una zapatilla… No puede ser que en Corrientes nos quedemos sin corriente”, bromeó el Chizzo al volver al micrófono para entonar “Al que he sangrado”.

En cuanto al sonido, no estuvo a la altura del de las presentaciones anteriores, tal vez debido a la acústica propia del lugar: la calidad variaba ampliamente según la ubicación.

Esta vez el habitual invitado de la gira, Ricardo Soulé, no pudo asistir para interpretar la emotiva balada “Sabés qué” en voz y violín, (recordemos que en Rosario además deleitóa los presentes con sus melodías en “Un tiempo fuera de casa”); pero el ex guitarrista de la banda, Raúl “Locura” Dilelio, se sumó en “El juicio del ganso” para hacer vibrar a todo el anfiteatro. La lista prosiguió en un vaivén entre temas nuevos y viejos, entre los que sonaron “El rey de la triste felicidad”, “Dementes en el espacio” (con la participación de Manu Varela y las “Cucarachas de Bronce” en los vientos), “Panic show”, “Arte infernal”, “El ojo del huracán” y el viejo y querido “Oportunidad oportuna”. Tampoco faltaron los clásicos como “La razón que te demora” y “Oscuro diamante” para coronar la noche.

029
PH: La Gorriona Fotografías

Luego del breve intervalo que anticipaba el final, la despedida llegó con tres temas de “Despedazado por mil partes”: “El viento que todo empuja”, “El final es en donde partí” y el infaltable “Hablando de la libertad” dieron cierre a otro banquete que dejó a todos aun con más ganas de que llegue el próximo. Por suerte, sólo fueron 3 días de distancia hasta el nuevo encuentro en Baradero.

Nuria Celnik @NuriaCelnik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *