Matías Cipiliano: «¡Enchufá y vamos!»

Antes de su show, en el cual presentará su nuevo disco Plug y go, Matías Cipiliano nos contó un poco de su larga trayectoria, su último trabajo y cómo se prepara para pisar este sábado el escenario de Lucille con Matías Cipiliano y La Dynamo.

– Pasaron 11 años entre disco y disco, ¿qué fue lo que te demoró?

Además de la cuestión económica, por lo general son producciones independientes, coincidió con una etapa de muchos shows y giras; y que también estaba grabando otros discos, tocando en otros proyectos. Todo esto se sumó a que, al menos para mí, el tiempo pasa muy rápido.

– ¿En qué se diferencian cada uno? Imagino que gran parte responde a una madurez personal.

Creo que sí, uno no es el mismo de hace diez años, y en lo musical ese cambio también se manifiesta. Puntualmente, la diferencia del primer disco y el segundo radica en que este último fue grabado en una o dos tomas, en sesiones de estudio en vivo, tratando así de capturar la eternidad del instante y su sonido. Además fue uno de los discos con el cual más me divertí grabándolo, lo cual no es poca cosa; y a la hora del sonido logramos una comodidad, ya que los dos espacios en que grabamos, Romantisísmico y El Pie, son buenos estudios. También, creo que lo que más nos aportó e hizo que sonemos así fue Daniel De Vita, ingeniero de sonido. Quien además de grabarlo, mezclarlo y masterizarlo nos dio la posibilidad de tocar libres a nivel del sonido.

– ¿A qué viene el nombre del disco?

Fue un juego de palabras que logró sintetizar parte de lo que fue la grabación, como así también esta última etapa en la que me encuentro, algo así como “¡enchufá y vamos!”. Ya sea a la hora de grabar o de partir hacia otros rumbos, despreocupado de ciertas cuestiones. Además el año pasado realicé dos giras por Italia, y me llamó la atención que una de las cosas que notaban o me preguntaban era si siempre tocaba así, amplificador y guitarra, sin pedales de efecto; viajé con valija de mano, guitarra y un sólo plug.

– Trabajaste con un sin fin de artistas nacionales e internacionales, ¿hay algún tema del disco que te recuerde a alguno de ellos en particular?


Creo que todos. Uno se nutre de la interacción con otros seres humanos, sobre todo de la experiencia y de cómo abarcan ciertas cuestiones, en este caso musicales, y uno trata de aprender lo que hay que hacer así como lo que no hay que hacer, y esto último es muy importante. Puntualmente, a la hora de tocar uno es lo que escucha, y tuve la posibilidad de tocar con muchos de los que escucho y que los tengo catalogados como casi ídolos, digo casi porque a medida que pasan los años uno va descolgando los pósters del cuarto, pero de un modo u otro guardan ese lugar siempre.

– ¿Cómo te preparas para la fecha presentación del disco?

Nos preparamos con ensayos, que es el arte de combinar horarios.

– ¿Qué planes hay para lo que queda del año? ¿Ya hay algo para el 2018?

Para lo que queda del año haré unas giras por el interior, un festival y algunos shows. Y en febrero arranco una vez más para Italia. Tengo un mes entero con casi 20 shows, llevando además de la guitarra y el cable, el disco recién salido debajo del brazo, y trataré de explicar con mi rudimentario italiano que parte del nombre del disco se lo debo a ellos, al menos la idea primaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *