Natalia Lafourcade: frescura y sencillez sobre el escenario

dav

Poco quedó de aquella Natalia Lafourcade de hace 15 años atrás que salía de la adolescencia y presentaba un disco que mostraba las inquietudes de ese momento de su vida. «Pueden correrte de tu casa, castigarte la semana, pueden prohibirte las bebida, pero tu eres dueño de tu vida«, decía una parte de la letra de Busca un problema; y ni hablar de tal coreado estribillo de En el 2000, canción que la llevó a ser reconocida en todo el continente, donde insistía con el «ya no soy, ya no soy, la infantil criatura, la inocencia se acabó«. Más tarde, durante el show, dirá entre risas que hoy está menos «osada» que en ese primer disco donde muchos de sus temas tenían doble sentido, refiriéndose entre otros a «Te quiero dar«, al cual recordó cuando le gritaron esa frase desde uno de los palcos. Hoy, mucho más madura está en el camino de reconstruir su raíz musical por medio del disco que está presentando en esta gira por Argentina, Musas.

*********************************************************************

Natalia Lafourcade en Argentina

Pasaban 10 minutos de las 20, del martes 29 de agosto. Afuera ya no había lugar para la humedad, y el frío sumado al viento que llegaba desde el Río de la Plata empujaba a los asistentes al concierto hacia el interior del Centro Cultural Kirchner. Cerca de las 19, los organizadores habían abierto las puertas de la Sala Sinfónica más conocida como Ballena Azul. Poco a poco, cada una de las casi 2 mil butacas fueron ocupándose con público que mayormente rondaba entre los 20 y 30 años. Sobre el escenario esperaban dos teclados, una batería, un bajo, dos guitarras y y un par de instrumentos de viento que minutos después iban a deslumbrar a los presentes con la magnífica interpretación de los músicos.

*********************************************************************

La velada arrancó a todo ritmo con Vámonos negrito, de su disco anterior Hasta la RaízY luego continuó con el tema que dio nombre a ese álbum que publicó en 2015, el cual ganó como Mejor Álbum Rock Latino/Alternativo en los 58ª edición de los Premios Grammy.  «Acá estamos todos adentro de la panza de la ballena… De los intestinos, ¡Qué agradable!«, dijo Natalia al finalizar el tercer tema, y dirigiéndose al público con esa sonrisa cómplice que la caracteriza. El show transcurrió entre historias de amor bellísimamente interpretadas por la voz de la cantante, pero siempre acompañada por los coros de sus músicos que en todo momento se prestaron a la diversión que ella proponía.

Luego de la explicación de por qué decidió encarar la realización de Musas, donde buscaba probar un poco los compositores que ella admira y que formaron parte de niñez, interpretó una versión del tema de Violeta Parra Qué he sacado de quererteA partir de ese momento Pino, el trompetista, comenzó a tomar un lugar privilegiado dentro de la cena.

Casi cuando iba pasando la mitad del show Natalia animó aún más al público con una anécdota en la que comenzó elogiando la belleza de las argentinas. «Cuando estuve acá, en otra oportunidad, todos mis músicos estaban embobados con las mujeres de este país, pero entre ellos estaba mi novio de ese momento. Y medio que yo me estaba poniendo un poco nerviosa. Pero a la noche, me invitaron a un show de tango en el que me sentaron a la par de Jorge Drexler, Gael García Bernal y Kevin Johansen, y esa fue mi venganza«, contó la cantante mexicana con gran histrionismo.

Natalia Lafourcade en Argentina

Párrafo aparte merece el momento que comenzaron a sonar los acordes de Un derecho de nacimiento, y ella explicó que la fue armando con los cientos de sus seguidores de Twitter, quienes fueron dejando mensajes como respuesta a la pregunta «¿Qué le dirían a los gobernantes del futuro?«. Y esta canción es el reflejo de la voz del pueblo mexicano.

Después un intervalo de 15 minutos, Lafourcade cantó Tonada de luna llenacanción qué, como bien contó, esta fue la primera vez que la interpretó sobre el escenario «solita» con su guitarra pero sin Gustavo Guerrero, su director musical. Después de este momento sublime, llegó la frutilla del postre con Kevin Johansen para interpretar el tema que siempre cantan juntos, La fugitiva. Besos en el cuello, abrazos y «franeleo«, como dijo Kevin fueron los protagonistas de estos minutos mientras los dos estaban sobre el escenario.

Después de dos horas y veinte minutos, y más de veinte canciones; el show fue terminando con Te vi pasar y el tan afamado y alegre Tu sí sabes quererme que invitó a todo el público a levantarse de su asiento y a mover los pies.

*********************************************************************

Luz Perez @perezluzc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *