Noe Terceros: «Decidí mostrar un poco quién soy»

Noe Terceros -PH LUCIA LEMIÑA

Noe Terceros -PH LUCIA LEMIÑA

Hace más de 15 años, Noe Terceros se introdujo en el ámbito musical incursionando en la batería para luego adquirir sus dotes en piano, guitarra e indefectiblemente trabajando su voz en el Conservatorio Manuel De Falla. Conviviendo con sus influencias rockeras y poperas que pisaron fuerte en su adolescencia, en el camino se topó con la comedia musical que la llevó a formar parte de distintas obras teatrales y de formaciones coristas y musicales. En 2010, fue convocada por Gabriel Edgardo Marian, ex vocalista de Rata Blanca, para formar parte la banda D’ Artagnan como corista, y casi diez años después su trayectoria musical la encuentra presentando su primer disco solista Umbral.

Su último trabajo salió a la luz gracias a una campaña de crowdfunding en la plataforma Ideame. Está compuesto por canciones que van «desde las bellezas más sutiles de una balada con tintes de blues, hasta el rock más sugestivo que inspira a exteriorizar nuestros más profundos deseos”, que se combinan con un pop electrónico y con un potente riff latino. Este viernes va a estar presentándolo en Kirie Music Bar y por eso mismo charlamos con ella sobre su amplia trayectoria, cómo fue todo el proceso de la creación del disco y sus planes a futuro como solista.

 Noe Terceros - PH LUCIA LEMIÑA

Noe Terceros – PH LUCIA LEMIÑA

 – Anteriormente a lanzar este disco formaste parte y acompañaste a distintas bandas ¿de qué te nutrieron esas experiencias para volcarlas en tu actualidad como solista?

 Por suerte tuve la posibilidad de formar parte de muy diversas bandas, bandas que hacían temas propios, bandas que solamente hacían tributo, de rock, de pop, nacional, internacional. Eso me llevó a conocer y estudiar diferentes sonidos, formas de cantar y hasta transmitir. Pienso que de esa manera pude ir aprendiendo y sentirme preparada para trabajar algo personal. Por supuesto que toda la experiencia en vivo ayuda a que esté parada de otra forma frente a un público, y el haber trabajado con tantos diferentes músicos también me enseñó a saber con quienes quiero rodearme cuando interpreto con la banda. Siendo solista el trabajo es más libre, pero a la vez con más responsabilidad y tener las herramientas que recolecté durante años en todos mis anteriores proyectos, hacen que esté más entera para cargarme las presentaciones que se vienen.

 – El proceso de producción del disco tuvo la particularidad de que muchas personas decidieron colaborar en el proceso del mismo ¿Cómo surgió esa idea?

 Grabar un disco de manera independiente y de forma profesional, no es sencillo económicamente. El disco tenía que suceder, era el momento, pero había huecos que no llegaba a cubrir. Así que surgió esta idea de proponer abiertamente la colaboración en la financiación para la grabación del mismo. Así que podemos decir que un montón de gente fue parte de mi primer disco. Esto fue un proyecto de crowdfunding en la plataforma Ideame, y tuvo muy buena repercusión y aceptación. Muchas personas decidieron aportar su granito de arena, y así pude ir pagando el estudio de grabación, los músicos que grabaron, hasta la mezcla del disco. Les estoy enormemente agradecida.

 – ¿Cómo fue entrar al estudio para grabar un disco propio por primera vez?

Una mezcla de sensaciones. Recuerdo haberme enfermado el día anterior a la grabación, pero entrar al estudio sin poder contener la sonrisa. Así. Estaba desbordada, estaba en el mítico estudio Del Torito (Ex Del Cielito), en el primer día de grabación de mi primer disco, con músicos enormes (como el Tano Cavaletti que fue el drum doctor) trabajando en mi sonido. Sentía que estaba en una montaña rusa y estaba empezando a andar. Después todo se dio con naturalidad, pero ciertamente ese primer día será recordado siempre.

 – A raíz tu formación artística e instrumental ¿qué tan minucioso fue el proceso de grabación?

Podría haber sido muy minucioso, pero aprendí a relajarme y delegar. No había trabajado con un productor musical anteriormente y estaba acostumbrada a hacer todo yo, así que fue un gran aprendizaje el dejar que otro se encargue de mi música. Ahí aprendí dónde debía ser minuciosa, y dónde no. Tuve la suerte de trabajar con excelentes músicos y un muy buen productor, así que pude entregarme a su profesionalidad.De todas formas, estuve en cada minuto, en cada mínima corrección, en cada mezcla. Donde más minuciosa fui, claramente, fue en las voces. Quería lograr algo muy limpio, prolijo, claro, pero me llevó a entender que la perfección está en no ser perfecta. Y eso es lo más minucioso que pude plasmar. Que se perciba el momento, por sobre la afinación súper perfecta, o el fraseo súper calculado.

 – El disco arranca con una impronta bien rockera y luego se va dilucidando alguna influencia blusera, latina y también baladas ¿El desarrollo de los temas fue pensado previamente en ese orden o fue algo que se fue dando?

Realmente, el orden fue algo que se fue dando.  Es un disco que propone diferentes atmósferas, distintos colores, y fue difícil elegir cómo iba a contar esa historia. Decidí mostrar un poco quién soy de esta forma también, poniendo el rock al frente, pero mostrando cosas más poperas, bluseras, y temas que bajan el cambio de la fuerza con la que arranca a medida que van transcurriendo las canciones.

Noe Terceros - PH MELODY VIGOLO
Noe Terceros – PH MELODY VIGOLO

 – ¿De dónde provienen esas influencias y en qué etapa de tu vida fueron determinantes para que hoy en día se encuentren en tu nuevo disco?

 Me fui dando cuenta que mis mayores influencias se fueron dando en mi adolescencia. Me gustaba mucho Oasis, y sin duda esas baladas y canciones con riffs bien melódicos están muy presentes en Umbral. Lo mismo con lo blusero, mis primeras influencias femeninas como cantante fueron Celeste Carballo, Claudia Puyó, marcaron mucho de lo que me gusta hacer vocalmente hoy. Ya de más grande y actualmente mi gran influencia, y sobre todo en este disco, es Gustavo Cerati, su manera de contar una historia, ser preciso, sincero, sensual, sus fraseos tan melódicos, canciones que explotan sorpresivamente y te pueden llevar al trance, eso me llevó a buscar otros tintes con los que jugar. Lo más actual que me sembró una semilla muy interesante es Paramore, pueden ser una banda muy rockera, o muy pop, y Hayley Williams (vocalista) se maneja increíble.

 – ¿Cómo sigue este 2018 luego del show de Kirie?

 Continúa con muchas fechas, lo más próximo es que voy a abrir el show de la presentación del primer disco de GlassNot, «Ojo de cristal». Después vendrán más fechas en capital, en zona norte, por supuesto en el oeste, con una formación más reducida, semi-acústico para seguir presentando «Umbral».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *