NYA: «En el under hay mucha música esperando ser escuchada»

Luego de un lapso para acomodarse, Nya vuelve al ruedo con un nuevo disco titulado El orden invisible. En esta entrevista, la banda cuenta sobre las modificaciones y el proceso que están viviendo, por el cual aseguran estar transformándose.

 

Nya nació en 2012 como cuarteto y a los dos años presentaron su primer disco Marea gris. Con él recorrieron diferentes escenarios de Capital Federal y de provincia de Buenos Aires. Pero, entre 2015 y 2018 tuvieron una etapa de mutaciones. Jose Hernández, guitarrista, lo explica: «Este período fue de transición para la banda. A fines de 2015 comenzamos a grabar parte de lo que iba ser nuestro segundo disco con su formación original -material que nunca saldría-, por distintas razones se produjo un desgaste y ese ciclo se apagó. Sólo un par de meses pasaron hasta que decidimos con Chris Dresba -baterista- reactivar el trabajo de una manera completamente distinta a lo que veníamos haciendo. Con el correr de los ensayos Sebass Namaka -bajista- se vuelve a sumar al grupo completando lo que hoy es nuestro ‘orden invisible’«.

– Pasaron de un cuarteto a un trío, ¿cómo les resultó esa adaptación a nivel musical?

José: La verdad es que fue muy natural. Tenemos una conexión desde el principio de este proyecto que volvió a florecer en esa etapa de composición. Siempre nos tomamos como un desafío intentar transformar todo eso que nos pone en una situación difícil. El no tener una voz hizo que nos tengamos que comprometer más en que no haya espacios vacíos y durante esa adaptación descubrimos que nuestros límites eran más chicos, que podíamos comunicarnos de una nueva forma. El lenguaje ya no es un obstáculo. Nuestra música se expande.

Para los que nunca vieron a Nya en vivo, desde sus comienzos el bajista salía al escenario con una máscara que utilizaba durante todo el show. Y así se mostraba siempre, enmascarado. Hoy, con estos nuevos aires, Sebass cuenta por qué dejó de usarla: «La máscara fue una elección personal más que de la banda en sí. Fue un proceso por el cual estaba pasando: redescubriéndome, aprendiendo y liberando cosas de mi interior. Los chicos no sabían que yo iba aparecer enmascarado frente al público, para ellos fue igual de sorpresivo que para los que estaban viéndonos. Así que la máscara -más allá del por qué usarla- se transformó rápidamente en parte de la imagen de la banda en ese momento. Una vez que descubrí cuál era el personaje y cuál era la máscara, ya nada iba a ser igual. Pero con el tiempo todo muta, crece, se transforma y nos hacemos responsables de lo que queremos mostrar. Ser auténticos, en definitiva, es ser consciente de nuestras locuras, composiciones y elecciones; y hacernos cargo de esos cambios es lo que hicimos. Aunque las máscaras son un ‘arma’ que todavía podemos usar en el futuro, ahora que ya sabemos quiénes somos y hacia dónde vamos, quizás en algún show los sorprenda. Crecer, mutar, soltar«.

– ¿Sienten que lograron ‘trascender’ con El orden invisible?

Jose: A nivel banda creemos que sí. El nuevo material refleja la satisfacción de esta nueva era de transformación que vivimos. Vamos por buen camino. Tomar esta nueva ruta nos hizo romper prejuicios que uno suele encontrarse. Ser una banda instrumental es una decisión propia. Somos ese tipo de personas que piensan que en las adversidades siempre hay oculta una nueva oportunidad.


– ¿Cómo fue el volver a entrar en un estudio de grabación?

Chris: Fue un proceso largo de composición. Para encontrar el sonido que estábamos buscando, pasamos mucho tiempo haciendo pruebas en distintos estudios hasta que decidimos entrar a la Nave de Oseberg para darle forma definitiva al nuevo material. Nos sentimos relajados, nos propusimos disfrutar cada instante de la grabación. Realizar el segundo disco sin dudas nos encontró con más experiencia. Por eso fue pleno.

– A diferencia de lo que ocurría con Marea gris, en El orden invisible se aprecia que incursionaron en otros géneros, ¿lo interpretan de igual forma?

Jose: Sí, estamos incursionando en otros géneros. Todo el tiempo buscamos renovarnos. Están sucediendo muchas cosas con otros estilos y nos dieron ganas de aportar nuestro granito de arena. Buscar, descubrir nuevos mundos es parte esencial de la banda.

Nya por el momento no tiene fecha de presentación. Chris detalla que el nuevo material necesita una planificación más ambiciosa y más certera, y que por eso no quieren dar pasos en falso. Pero, asegura que en cuanto encuentren el lugar indicado, lo anunciarán por sus redes sociales.

– ¿Cómo ven la escena under actual?

Jose: Siempre decimos que en el under hay mucha música esperando ser escuchada. Existen un sinfín de propuestas para ver y escuchar; pero, en estos últimos años, se la ve devastada, con pocos recursos y un público con escaso interés en acompañar la escena en estos tiempos modernos y virtuales. Aún así, nosotros queremos seguir soñando.

– La música que hacen es una fusión de muchos géneros y es a lo que están apostando muchas bandas hoy. ¿Cómo ven ustedes esta oferta musical?

Sebass: Este cambio de paradigma es mucho más notorio hoy. La nueva oleada de músicos está trayendo frescura a nuestra disciplina. Es muy importante que estas cosas sucedan, es sólo ‘mudar de piel’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *