Qrater y su rock desde el oeste

Hace dos años, un grupo de amigos recién entrados en los 20 le estaban dando comienzo a Qrater. Desde Moreno, te los presentamos antes de su fecha el viernes 14 en Santana Bar.

Ellos no se encasillan en ningún género, o todavía no se plantaron en uno en particular. Lo que creen es que identifican un groove maligno en sus canciones en cuanto a lo musical y de esta forma adelantan el nombre de su primer disco. “Sentimos que hay un hueco que a lo mejor estamos llenando. Un montón de veces nos dijeron que andábamos por un género, o por otro. Laburamos mucho escuchando lo que estamos haciendo, eso refuerza. Rítmicamente creo que hay una vuelta de tuerca ahí”, explica el cantante Nicolás Da Silva sobre lo que es Qrater para él.

¿Cómo fueron estos dos años? ¿Hubo muchos roces?

Es como la cotidianeidad de la composición, de cranear movidas; todo eso implica siempre ciertos roces ya que se exponen posturas de cada uno y el producto que sale es sobre eso. En estos dos años sí hubo muchas peleas y hasta tuvimos un cambio de guitarrista que lo estrenamos el mes pasado. Quedamos muy contentos con Julián (Penayo). Esto nació como una propuesta entre amigos. Están esos roces todo el tiempo y está todo legal porque tenemos una relación hermosa entre nosotros.

Sobre el nuevo integrante de la banda, el cantante confiesa que para ellos fue fantástico porque Julián ya seguía a Qrater entonces todo se hizo más fácil. “Había un tema que el final no nos convencía tanto y apenas entró, sacó de la galera un arreglo, terminó siendo un riff. Para nosotros fue ‘este pibe captó el mensaje, entendió todo’”, cuenta Nicolás. Además de ellos dos, la banda está compuesta por Jorge Agustín Gonzalez en bajo y Felipe Campilongo en batería.

¿Recordas algo de la primer fecha?

Me acuerdo que fue en Funky, Moreno. Uno se imaginaba que iba a estar despoblado, pero vinieron un montón de conocidos y amigos, y gente que trajo la otra banda. Estaba re nervioso, pero instantes previos los borré un poco con algunos tragos y pude adquirir ser libre, que eso creo que es de lo que se trata estar arriba del escenario. Y otra anécdota es que una vez le rompí el labio al guitarrista anterior. Estábamos tocando en Santana también, antes de Humo del Cairo. En un momento con un tema bien bajo y que de repente el climax sube, salté y le pegué un codazo. El guitarrista siguió tocando.

Los chicos tienen un mensaje de crítica social en sus canciones en cuanto a la vida cotidiana. También golpean a los políticos exponiendo los maltratos del día a día. “Criticamos un poco todo ese sistema. Además hablamos del amor propio, del crecer, de ese traspaso entre la niñez y la adultez. Todo lo que implica tomar una postura fuerte frente a la vida y valorarse uno. Escribir una letra termina siendo terapéutico para mí”, explica Nico. Actualmente están en composición de lo que va a ser su primer disco. Tienen un demo grabado profesionalmente, instrumento por instrumento. Más tarde grabaron un ensayo en vivo y se dieron cuenta que lo que vendría debería ser de la misma forma. “Suena mucho más fiel que el demo que es todo muy simétrico y estructurado. Termina un poco desdibujado de lo que es realmente la banda”, interpreta el cantante y adelanta: “Nos metemos en el estudio a fin de año o a principio del que viene”.

¿Qué se va a ver el 14 en Santana Bar?

La presentación en vivo es eléctrica. Es una de las cosas más fuertes que tenemos. A cualquiera que pregunta por cómo somos en vivo, le digo que lo tiene que venir a ver. Le metemos bastante entrenamiento. Ensayamos tres veces por semana, los sábados todo el día; vamos en un viaje para adelante. Siempre estamos mutando. No somos lo que éramos hace un año, afortunadamente. Acá en Moreno hay gente que corea los temas. Hay partes de que pongo el micrófono para que lo griten y eso me conmueve un montón porque es ahí cuando se resignifica el laburo de todos los días, la letra que escribo un día cuando estoy del orto. El vivo es la retroalimentación más inmediata que hay. Algo estamos haciendo bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *