SHONA: «Sacar el disco fue un acto simbólico importante para nosotros»

Se definen como un grupo de freak pop y el jueves 5 de abril, en La Confitería, van a dar rienda suelta a sus canciones dentro de un show al que consideran «una fiesta personal”. En esta entrevista con Isabel di Campello, guitarrista y una de las voces de Shona, nos cuenta algunos detalles sobre el proceso de grabación de su disco, su relación con la música en formato físico y hacia dónde los lleva el concepto «tormenta devocional«, que los determina.

La banda, también integrada por Ailin Rey, en guitarra y voz; Lucas Gonzalez Gartner, en percusión; y Juana Peralta Ramos en bajo, está presentando La Perra Suave, el cual fue uno de los cuatro LPs elegidos por Geiser Discos para grabar en el marco del ciclo Un disco en un día. El material fue grabado en Juno, el estudio de Babasónicos, y fue curado por Adrián Dárgelos, con producción artística de Miguel Castro y mezcla de Gustavo Iglesias.

Les llevó un año grabar el disco, y presentarlo otro más. ¿Qué cambios encontraron en Shona entre 2015 y 2017 y que luego vieron reflejados al momento de escuchar el disco completo?

Fue algo locón porque La perra suave es el primer disco que sacamos con un sello (Geiser) y aprendimos mucho a soltar, delegar, tener paciencia. Nuestra intención era que salga antes, mientras nosotrxs todavía preservábamos la frescura de las canciones, pero al final se dio de otra manera y esa etapa ‘transitoria’ nos hizo re significar un poco la realización del disco y al momento de escucharlo fue algo así como reencontrarse con una parte nuestra que había estado muy lejos. Sacar el disco fue un acto simbólico importante para la banda.

 En el concepto global del disco -tanto por lo instrumental como por las voces- hay una irrefrenable necesidad de transportarse a otro lugar, no importa cuál pero hay que hacerlo. A ustedes, ¿dónde los lleva?

Al lugar de donde salieron esas canciones, cada una en su particularidad, en su contexto geográfico, en su situación emocional, pero sobre todo hacia adentro.

En sus redes tienen algo que no es muy común en esta época: las direcciones dónde comprar el disco físico. ¿Creen que hay una creciente necesidad de ‘volver a las raíces’ o quedarán los discos para los melómanos o para quienes añoran otras épocas?

Creo que la ilusión de volver a las raíces llegó a su fin. Es un tema que da para mucho, pero en nuestro caso nos dimos el gusto de hacer discos porque los escuchábamos. Hasta hace unos pocos meses tuve reproductor de cd´s en el auto y ¡era el máximo! Es algo que de verdad extraño, no me enorgullezco de decirlo pero me cuesta mucho actualizarme en ese sentido. No sé si vamos a seguir bajando nuestros discos al plano material pero valió la pena hacerlo, mientras tanto ya saben donde pueden conseguirlo.

En general se ve que a las fechas las comparten con bandas amigas ¿Cuánto hay de buscado y cuánto del proceso justamente inverso, esto de hacerse amigos de las bandas con las que tocan?

 Sin duda la música nos acercó a grandes personas y nos hizo amistar con gente nueva, pero también hay una gran cuota de amigos con lxs que venimos compartiendo de hace largo tiempo. Diría que hay de las dos. También existen los flechazos como nos pasó con Lucas Totino Tedesco que escuchamos su música y nos hicimos muy fans y entonces le insistimos un poco para hacer una fecha juntxs, porque en ese momento a él no le gustaba mucho salir a tocar y bueno, al final nos terminamos haciendo re amigxs.

Por lo que se puede ver y escuchar tienen personalidades marcadamente diferentes, ¿qué aporta cada uno a la actualidad de la banda?

 Si, esta es una gran cosa. Creo que aprendimos mucho a lo largo de estos años la importancia que tiene cada especie que somos y también a no quedarte estático siempre en el mismo papel porque es un embole. Todxs somos fundamentales en lo que aportamos y cada vez valoramos más lo que cada uno puede dar. Que una banda crezca, siga creando, componiendo, grabando discos, tocando en vivo, ensayando e infinidad de cosas más, es algo que lleva mucho trabajo y compromiso, así que los aportes variados suman significativamente porque hay muchas áreas que atender.

¿A qué se refieren con el concepto “tormenta devocional”?

Lo tiramos una vez y quedó rebotando en el tiempo. Es la primera vez que lo medito realmente porque nunca antes nos lo habían preguntado, pero tiene que ver con componer, con ponerle nombre a las canciones. Muchas veces no sabes bien de dónde viene esa data pero llega y decis: ‘Si, ok, esto está bien’ y se instala. Todxs atravesamos tormentas y en el caso de Shona hay algo de medicina devocional que nos ayuda a cruzarlas.

Nunca fui a un parque de diversiones estará abriendo la noche, pero más allá de ser la presentación de su álbum también van a repasar canciones de discos anteriores y tendrán invitados como Lucas Tottino Tedesco y Sebastián Kramer. La cita será en el centro cultural La ConfiteríaAv. Federico Lacroze 2963, Colegiales.

¿Qué puntos fuertes tendrá el show del 5 de abril?

Principalmente el hecho de estar montándonos nuestra propia fiesta, hace mucho tiempo que no organizamos todo de ‘pe a pa’ y eso ya es un punto. Vamos a tocar todas las canciones del disco y algunas más de L´ego. Van a estar los mismísimos invitadxs que grabaron en La Perra Suave, abre la fecha Nunca fui a un parque de diversiones con su punk silvestre que tanto nos gusta. También estamos armando unas lindas visuales y rogamos vengan con disponibilidad al baile porque esto siempre es lo más importante, terminar bailando.

La naturaleza parece ser una palabra clave en sus letras y música, ¿de dónde viene esa influencia?

En general nos preguntamos en que momento nos fuimos de ella. Ninguno de los cuatro en la banda es verdaderamente citadino, así que nombrar la naturaleza tiene más que ver con nombrar lo cotidiano de donde cada uno viene.

Luz Perez @perezluzc 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *