Un poco de historia de la cuna del CBGB

Para los que nos gusta el rock, siempre puede ser un buen momento para conocer un poco más sobre los orígenes de un artista, una banda o incluso un género entero. Sobre todo, si son las tres de la tarde y en la tele solo están Intrusos, Roccasalvo y Listorti.

CBGB fue un bar -perdón, un club- que pasó a la historia por ser el lugar de nacimiento del punk rock y el new wave en Estados Unidos. Bandas como los Dead Boys, Talking Heads, los Ramones y Blondie tuvieron sus primeras presentaciones arriba del escenario de este local en el 315 de la calle Bowery. Un lugar así tiene historias que deben ser contadas y por eso celebramos esta película.

Alguien tenía que explicarnos por qué a una persona le pareció buena idea poner un club de “Country, bluesgrass & blues” en Nueva York; cómo pasó este lugar a convertirse en el epicentro del punk, o cómo es que tuvo éxito en un barrio lleno de alcohólicos, vagabundos y con la tasa de criminalidad más alta del sur de Manhattan. Esa persona es el director Randall Miller que se apoyó en la figura de Hilly Kristal (interpretado por Alan Rickman), fundador y propietario durante más de tres décadas del CBGB, para darnos algunas respuestas.

El film se centra, entonces, en este hombre que supo ser gerente del Village Vanguard -un famoso club de jazz de la Séptima Avenida-, pero que terminó recurriendo a su madre en un manotazo de ahogado. Sin embargo, fue esa misma filosofía de repensar, desde la música, a una sociedad donde la economía se volvió la fuerza ideológica dominante. Lo que cruzó a este personaje con leyendas como Lou Reed, Patti Smith, The Police e Iggy Pop, entre otros.

Paralelamente, conocemos la historia de la revista Punk, apodada «la versión impresa de The Ramones” y la primera revista en popularizar la escena. Una publicación creada por dos buenos para nada (el dibujante John Holmstrom y su amigo Legs McNeil) y una rubia egresada de Oxford (Mary Harron) que supieron aprovechar estar en el momento y en el lugar indicado.

Lo bueno:

CBGB es la historia (con final feliz) de alguien que, lejos de estar detrás de un rédito económico, apostó por darle un lugar a los pibes del under y que permitió la creación del movimiento que marcó la década de los setenta. Si a eso le sumamos un gran elenco (Alan Rickman, Rupert Grint, Johnny Galecki, Malin Åkerman y Justin Bartha, entre otros) y un soundtrack de la ostia, tenemos plan para la próxima tarde que tengas libre.

Lo malo:

Lamentablemente da la sensación de que la película se quedó a mitad de camino. Abre muchas puertas, pero no profundiza ninguna: no se llega a comprender la ideología de estas bandas, ni el por qué hacían lo que hacían, tampoco se le da importancia a la estética del momento, ni siquiera se termina de explorar en la vida de Hilly o qué fue lo que fundó su desinterés por el dinero.

Por último, algo que no sé si debería entrar en ‘lo malo’, pero que definitivamente no termina de cerrar, es el recurso del cómic. No aporta demasiado a la trama, sería lo mismo si no estuviera. Sin embargo, está y no bien empleado.

Link a la película: http://cuevana0.tv/peliculas/cbgb

Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=P6JsgZU9jHY

Puntuación en IMDB: https://www.imdb.com/title/tt1786751/

Por Nahuel Olguin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *